15 junio 2008

Los culpables (Juan Villoro)

Juan Villoro reúne en Los culpables un conjunto de cuentos escritos en primera persona con un tono confesional y descarnado, como si fueran reflexiones que el narrador hace para sí mismo, que nadie va a escuchar y que, precisamente por eso, son desgarradas o hasta un poco ridículas en ocasiones –esas ridiculeces en las que todos caemos para justificar nuestros actos más absurdos–. Son narraciones en aparente desorden, llenas de cabos sueltos que acaban atados en las últimas líneas de cada historia y, sobre todo, plagadas de ironía.

Todos los cuentos que forman este volumen están unidos por un denominador común, la deslealtad –desde distintos puntos de vista: el que traiciona y se siente mal o no, el que está siendo traicionado y lo intuye o lo descubre por sorpresa–. Todos estos seres cambian en el transcurso de cada cuento. La amalgama de traiciones los van alejando de la persona que eran y sumiéndolos en la soledad y el desconcierto. Traicionan porque antes han sido traicionados, o traicionan sin más y su narración es su manera de justificarse. Desde el mariachi que debe reconciliarse con el tamaño de su pene hasta el guionista que debe escribir una “historia en bruto” en una máquina a la que le falla la letra eñe, todos ellos son personajes que sobreviven como pueden en el México actual o que tienen que cargar con los múltiples tópicos de lo que significa ser mexicano. En el relato titulado Mariachi podemos leer lo siguiente:

“Una vez soñé que me preguntaban: “¿Es usted mexicano?”. “Sí, pero no lo vuelvo a ser”. Esta respuesta, que me hubiera aniquilado en la realidad, entusiasmaba a todo el mundo en mi sueño”.

2 comentarios:

LEOFUMOPIO dijo...

Yo de Villoro leí hace un tiempo la casa Pierde, notables cuentos. En esa época ya tenia como bien lo dices tu “un tono confesional y descarnado” . Dios es redondo, todavía no lo he podido leer , de momento esta en la fila de libros pendientes que se acumulan en mi biblioteca.

La parte que siempre recuerdo de Bartebly y compañía, es cuando el personaje se encuentra con Salinger o con un supuesto Salinger. Los libros de Vila-Matas están siempre entre mis preferidos

Tu también, tienes un interesantísimo blog. Pasare seguido por aquí.

Veo que los libros tú desván esconden maravillosas horas de lectura.

Saludos

LEOFUMOPIO dijo...

Se me olvidaba:

EL fumador y otros relatos creo que lo comprare durante la semana . Sobre todo después de leer una muy buena entrevista que le hicieron un suplemento cultural de aquí.