07 septiembre 2009

Amores imperfectos (Edmundo Paz Soldán)


Edmundo Paz es un contador de historias. Está interesado, fundamentalmente, en lo que necesitan contarnos sus personajes, más que en cómo se nos cuenta. Porque sus personajes necesitan contar estas historias o necesitan que otro las cuente y esa oralidad destaca de principio a fin del libro. A estos personajes, los amores imperfectos los sumen en la angustia. ¿No son todo los amores, en realidad, imperfectos? Paz Soldán elige a un grupo de personajes que nos narrararán su personal imperfección amorosa: desde hombres que tratan de recordar quién era la muchacha que aparece abrazada a ellos en una fotografía hecha hace muchos años, hasta el hombre que utiliza su trabajo (hace crucigramas que publica un periódico) para encontrar a una mujer misteriosa a la que vio una madrugada y de la que no sabe más que el nombre. Precisamente con este último relato, Dochera, ganó el Premio de Cuento Juan Rulfo 1997.
Hay una cierta sensación de unidad entre algunos de los relatos que forman este libro ya que transcurren en un mismo lugar (Piedras Blancas) y hablan de un grupo de amigos. Hay, sobre todo, una obsesión por mostrar las múltiples maneras que tiene el amor de nacer y morir, de ser recordado u olvidado, de marcarnos o no, y las variadas formas que tienen las relaciones de sobrevivir o no superar el día a día.

3 comentarios:

el náuGrafo dijo...

Me he puesto a buscar blogs en 'El hueco del viernes' y me ha costado un buen rato llegar a uno atractivo. Este tiene buena pinta, me pasaré. saluds

Marta María López dijo...

Hombre, pues muchas gracias, náuGrafo.

Un saludo.

Warren/Literófilo dijo...

HABRÁ QUE LEERLO, NO LO HE LEÍDO, CURIOSO...